Tag Archives: opinion

La mano invisible

Artículo de Pedro Zabala

En 1776 Adam Smith formuló su teoría de “la mano invisible”. Si cada ser humano sigue su propio interés, la sociedad progresará, pues la mano invisible del mercado convertirá la suma de egoísmos individuales en bien común.

Cuando Thatcher y luego Reagan negaron la existencia de las comunidades y postularon que solo existen los individuos, no hacían más que resucitar el lema smithiano. La caída del imperio soviético con su estatización de la economía, dio paso libre al triunfo total del capitalismo, convertido en neoliberalismo planetario. La socialdemocracia, cogida a contrapié, no hace más que poner modestos parches al sistema único para remediar levemente sus injusticias y evitar el agravamiento del malestar popular.

Algunas consideraciones respecto al juicio entre los señores Cerdán e Iriarte

Artículo de Fermín Martínez publicado en Diario de Navarra el 21/01/2020 y www.naiz.eus  el 22/01/2020.

Ante el juicio celebrado recientemente en Iruña con motivo de la demanda presentada por Iñaki Iriarte, parlamentario de Navarra Suma, contra Santos Cerdán, dirigente del PSOE, como militante del Partido Carlista de Euskal Herria (EKA) quisiera expresar algunas reflexiones:

1) Las declaraciones de Cerdán el 20 de octubre de 2019, afirmando que en el acto celebrado el 25 de agosto en Leitza, Iriarte estuvo rodeado de «carlistas» son totalmente desafortunadas en ese punto. Sin embargo, en todo lo demás son correctas pues los miembros del grupúsculo afín a Sixto Enrique de Borbón-Parma, que usurpa actualmente la denominación histórica de Comunión Tradicionalista, son perfectamente calificables como «fascistas». De hecho, a día de hoy siguen reivindicando orgullosamente su intervención en los hechos de Montejurra 76, que en 2003 fueron sentenciados por la Audiencia Nacional como una agresión terrorista.

Sucesos no, complot sí

Artículo de Jesús María Aragón publicado en Diario de Noticias el 16/09/1976

Stefano Della Chiae, un italiano ultraderechista ha muerto “en la cama”;también el argentino de la Triple A, Roberto Almirón lo hizo, así como los que aquel 9 de mayo de 1976, en la fiesta del Partido Carlista en Montejurra, les acompañaban, José Luis Marín García Verde y Pepe Arturo Marquez de Prado, donde asesinaron a Ricardo García Pellejero y a Aniano Jiménez Santos. Han muerto “en la cama”, sin asumir las responsabilidades de las consecuencias negativas de sus actos públicos aquel día. Los conocidos como “sucesos” del Montejurra 76 recibieron la calificación de “delitos comunes” y como tales los comenzó a investigar el juez natural. “Riña entre hermanos” los calificaron Manuel Fraga y Alfonso Osorio, compañeros de la misma trama asesina, y que también murieron “en la cama” sin dar cuentas públicas a sus víctimas, a la sociedad en su conjunto también, por el daño causado. Como el dictador Franco.

Al grito exultante de ‘Laurak bat’

Artículo de Alberto Ibarrola Oyón publicado en www.noticiasdenavarra.com 28/08/2019

El pasado 3 de mayo, Día de la Cruz, Javier Cubero de Vicente firmaba un artículo en DIARIO DE NOTICIAS: El Laurac bat y Serafín Olave, donde rebatía algunas afirmaciones de un articulista libertario con base en un texto de mi autoría, publicado también en este periódico y titulado Carlismo o socialismo autogestionario.

El susodicho articulista rechazaba que los carlistas hubiesen defendido la soberanía euskaldun y extrañamente llegaba a afirmar que los liberales habían luchado a favor de la república vasca. En la línea de Cubero de Vicente quisiera mencionar que si bien el carlismo no luchó de forma directa por la independencia de Euskal Herria, sí realizó una defensa de la cultura autóctona. Como corriente tradicionalista, protegía el folclore y las costumbres seculares, que en Navarra están íntimamente relacionados con el euskera y la cultura vascona, predominante en el medio rural en el siglo XIX. Así, pues, no solo hallamos en el carlismo decimonónico el lema Laurak bat, sino también el de Jaungoikoa eta lege zaharra.

¿Es política o antipolítica?

Debo reconocer que muchos comportamientos políticos de nuestros representantes públicos me tienen un tanto desconcertado. No debe de ser solo a mí, porque a tenor de los últimos sondeos de opinión pública difundidos por el CIS, la llamada “clase política” aparece en el segundo nivel de preocupación de los españoles.

Entiendo que este asunto tiene que ver no solo con el ámbito de la pura política, sino también con el de la ética política, entendida ésta como el noble ejercicio de adecuar la acción política de los representantes públicos al interés genuino de sus representados, a los que se deben y sirven. Y cuando en esa relación saltan las alarmas y el representado expresa una creciente lejanía o divorcio de sus representantes, algo nos está alertando de una posible disfunción no solo política, sino también ética.

He aquí algunas muestras de lo que podríamos llamar política negativa o, si se quiere, antipolítica.

¿A cuánto? Coloradas… (las manzanas)

Artículo de David Martínez enviado el 11 de junio a Diario de Noticias para su publicación (no ha sido publicado) en respuesta a los firmantes de este artículo publicado ese mismo día en el mismo medio.

Y es que hay gente aburrida de la vida que parece que tiene mucho tiempo para dedicarlo a intentar menospreciar a los demás con argumentos tan vacuos y faltos de rigor que no se sostienen ni con cemento armado.

Intelectuales de la talla del escritor, profesor y editor Víctor Moreno y sus compañeros de firma conjunta y sistemática pertenecientes al ateneo Lacort (¿irán también siempre juntos y en unión a todos lados?), echan  mano de grandes filósofos como Kant o escritores de relumbrón como Mark Twain para intentar solapar sus carencias más que evidentes e intentar confundir al paciente lector que de buena fe hace el esfuerzo de seguir y entender sus artículos.

¿A dónde vas? ¡Manzanas traigo!

Artículo de Patxi Ventura publicado en www.noticiasdenavarra.com 18/06/2019

Los señores del Ateneo Basilio Lacort siguen con su obsesión anticlerical y come curas igual que en siglos pasados, queriendo confundir la jerarquía y la institución secular con el clero popular y el Evangelio, desconociendo el respeto que todos los demócratas debemos a todas las ideas y creencias de todas las personas siempre que éstas respeten los DDHHCCPP (y no lo hacen los que han registrado a su favor tantos bienes, iglesias e incluso círculos de forma nada regular y contra los intereses de la ciudadanía navarra).

En su ciega y obstinada voluntad de ofender al Partido Carlista siguen empeñados en no atender ningún razonamiento y en recurrir a cualquier cuento de unos y otros para equiparar teólogos, cerdos, idiotas, truhanes y carlistas con su enfermiza, zafia e ignorante inquina.