Tag Archives: Elecciones a Cortes constituyentes (15 de junio de 1977)

Programa de la Agrupación Electoral Montejurra (1977)

Folleto editado por la Agrupación Electoral Montejurra, agrupación de electores promovida por los carlistas navarros con motivo de las elecciones a Cortes constituyentes del 15 de junio de 1977 ante la decisión del Gobierno central de bloquear la legalización del Partido Carlista.

Numerosos partidos políticos no están aún legalizados, mientras otros pueden actuar con completa libertad ante nuestro pueblo. Esta evidente e increíble discriminación nos obliga a presentar la alternativa autonomista, socialista y autogestionaria de los carlistas bajo la forma de candidatura independiente. Lo que viene a continuación son los planteamientos, los análisis y las propuestas inmediatas que los carlistas consideramos hoy imprescindibles para avanzar decididamente por el camino de la democracia, que las luchas populares han ido abriendo. No hace falta insistir en que se trata de un breve resumen de lo que pensamos en el momento actual.

43 aniversario de la toma de la Diputación Foral en Pamplona por militantes del Partido Carlista

Ese viernes 27 de Marzo se cumplen los 43 años de la ocupación de la Diputación Foral de Navarra por 150 personas militantes del Partido Carlista. Dicha ocupación pacífica era como protesta de la no legalización del Partido Carlista, así como la exigencia de la Ammistía de todos los presos políticos y sindicales.

Se colocó por primera vez en la fachada principal las aspas de San Andrés y también la Ikurriña.

Ese mismo día firmaba España su adhesión a la Carta de los Derechos Humanos e ingresaba en los organismos internacionales, a la misma hora se daba una rueda de prensa en el Hotel de los Tres Reyes de Pamplona y otra en el Hotel Plaza de Biarritz a cargo de Carlos Hugo.

Fue una acción coordinada en los tres lugares como protesta y denuncia por cortar el paso al Partido Carlista, al no legalizarlo, e impedir su participación en las primeras elecciones que dicen fueron democráticas (para algunos). Un atropello en toda regla.

Con anterioridad hay que recordar, 3 de Marzo de 1976, cinco trabajadores asesinados en Vitoria. A los dos meses, 9 de Mayo de 1976, otros dos trabajadores asesinados en Montejurra. Año 1977 nos impiden de nuevo entrar en montejurra, 15 de Junio de 1977, primeras elecciones, no se legaliza el Partido Carlista; 8 de Julio de 1978, masacre de san Fermín, un trabajador asesinado.

“La brisa de Montejurra” y “La muerte de don Francisco Javier de Borbón Parma” (1977)

Peru Erroteta, Triunfo, nº 746, 14/05/1977, pp. 14-15.

“Euskadi, la brisa de Montejurra” y “La muerte de don Francisco Javier de Borbón Parma” (1977)

Aparece también otro argumento más en la prohibición del Montejurra, que parece encajar con las desautorizaciones del Aberri Eguna y del Primero de Mayo. Sumergidos ya en la lista electoral, no parece resultar muy confortable para el Gobierno y para la vocación de futuro de algunos de sus integrantes cualquier acto político de la oposición susceptible de aportar dividendos a las urnas. Ya se dijo que aun a costa de perder imagen democrática, el Gobierno optó por la prohibición del Aberri Eguna ante la no descabellada posibilidad de que hubiera podido transformarse en un plebiscito por la autonomía de Euskadi. Algo parecido ocurrió con el Primero de Mayo, que de haberse celebrado libremente hubiera puesto de manifiesto el protagonismo de los trabajadores en el cambio político. Y en el caso de Montejurra, de no haber mediado la prohibición, podría haberse quebrado la línea divisoria entre partidos legales e ilegales y, en el fondo, la constatación de una realidad discriminatoria.

15 de junio de 1977: 40 años ya

Artículo de Lázaro Ibáñez publicado en www.plazanueva.com 15/06/2017

El 15 de junio se cumple el 40 aniversario de las publicitadas como “primeras elecciones democráticas” después de los 40 años de dictadura franquista.

Lejos de producir una alegría desbordante, la perspectiva de los años nos llena de reproches hacia los muñidores y beneficiarios directos de aquellos apaños: la derecha franquista UCD y AP, PSOE, PC, PNV, CiU, hasta el punto de decir que no fueron unas elecciones democráticas ya que en ellas no pudieron participar todos los grupos políticos que sí habían luchado contra la dictadura franquista porque no fueron legalizados a tiempo, porque las organizaciones legalizadas incumplieron los acuerdos tomados según los cuales “o se legalizaba a todos,  o no se pasaba por la ventanilla”.