Tag Archives: Carlismo

El primer mitin de los carlistas terminó a tiros

Joxemi Saizar

Sucedió hace 25 años, el 3 de octubre de 1976. se celebraba el primer mitin del Partido Carlista, después de cuarenta años, en el frontón Beotibar de Tolosa, y tras sacar la pistola un ultraderechista, la policía nacional entró a tiros al recinto.

En julio se había celebrado un mitin unitario, de varios partidos: P.N.V., .P.S.O.E., P.C.E. y E.K.A. (Euskal Herriko Karlista Alderdia) en el frontón Anoeta de San Sebastián. Ese día se celebró el primer mitin de un partido político en solitario con el fin de presentar su programa político. Para ello se obtuvo  el permiso del gobierno Civil. Se colocaron miles de carteles con los colores de la ikurriña por las calles de Euskal Herria anunciando a los oradores; Epifanio Larrañaga de Azpeitia, Gabriel Zubiaga de Donostia (procurador en Cortes), Luis Uruñuela de Bilbao, Tomás Zabala de Tolosa y Mariano Zufía de Pamplona.

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedInShare on RedditPin on PinterestPrint this pageEmail this to someone

30 años de lucha contra el polígono de tiro de Bardenas

Noticia publicada en www.eldiario.es 05/06/2017

En la XXX marcha para el desmantelamiento de esta instalación militar, los organizadores advierten a los partidos políticos que “las declaraciones contra el polígono son necesarias, pero no suficientes”

Como cada primer domingo de junio desde hace 30 años, una manifestación antimilitarista ha pedido el desmantelamiento del polígono de tiro de Bardenas. Decenas de personas han recorrido los cerca de 4 kilómetros de camino entre el paraje Los Aguilares y las inmediaciones de la entrada de esta instalación militar, enclavada en el Parque Natural de Bardenas. Tres décadas de constante reivindicación antimilitarista que se han recordado en esta ocasión rebautizando la marcha como “la penúltima”, ya que el próximo año toca renovar el convenio entre el Ministerio de Defensa y la Junta de Bardenas para el uso del polígono de tiro, y los organizadores de la marcha confían en que es la mejor ocasión para acordar el cese de la actividad militar en Bardenas.

La marcha, convocada por la Asamblea Antipolígono, ha contado este año con el apoyo de Geroa Bai, Podemos, Izquierda-Ezkerra, Chunta Aragonesista, Barcelona en Comú, Equo, EKA-Partido Carlista y Libertate Nafarroa, entre otras organizaciones políticas. También han dado su apoyo los sindicatos CCOO, ELA, Steilas, ESK, EHNE o Solidari.

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedInShare on RedditPin on PinterestPrint this pageEmail this to someone

La estafa de los vencedores

Del libro EL CARLISMO Y LAS AUTONOMIAS REGIONALES de Evaristo Olcina

En la primera guerra, las intrigas, que desembocaron en el Convenio de Vergara, fueron dirigidas fundamentalmente a persuadir a los combatientes de que sus respectivos fueros serían respetados si deponían cuanto antes las armas, mientras que los pondrían en peligro si, por el contrario, prolongaban la lucha. La maniobra iba dirigida de manera especial al elemento popular carlista. Al militar de graduación, se la aseguró que grados, condecoraciones y honores le serían respetados, y parece que eso les bastó para allanarse. A nosotros ahora sólo nos interesan las promesas forales hechas al pueblo, y cómo fueron cumplidas por los vencedores. Esto es lo que vamos a estudiar a continuación, tanto en lo que atañe a ña contienda primera como a la del 72-76, porque las dos tuvieron desenlaces paralelos y consecuencias idénticas.

“PAZ Y FUEROS”.

Parece ser que las maniobras para lograr el desfonde del campo carlista se iniciaron, en la primera guerra, en el año 1.835, concretamente el 18 de febrero, cuando se presento en Madrid el escribano José Antonio Muñagorri (liberal y centralista antepasado de la familia Caro Baroja) con la propuesta de iniciar una contraofensiva foral, que habría de partir de los propios vascos, y que tendría como objetivo primordial crear un estado de desconfianza entre los combatientes en cuanto a los objetivos por los que luchaban. El proyecto no se materializó, sin embargo, hasta 1.838, cuando se alzó con unos 300 hombres al grito de “PAZ Y FUEROS”. Alzamiento que, como era de esperar no tuvo éxito alguno, pero que sembró una cierta inquietud entre los voluntarios vascos, cansados de la ya excesivamente larga guerra. Sin ninguna duda, el famoso liberal-fuerismo de los Baroja está originado en un intento de justificación vasquista de un antepasado liberal-burgues-mercantilista.

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedInShare on RedditPin on PinterestPrint this pageEmail this to someone

Carlismo siglo XIX

José-Angel Pérez-Nievas Abascal

Resulta difícil enfrentarse históricamente al carlismo, con un sano espíritu de saber o conocer la verdad de lo que fue un movimiento, para unos puramente reaccionario, para otros un verdadero movimiento popular, no siempre bien encauzado y muchas veces mal dirigido, que produjo   el pueblo, que lo había, sino iniciado, cuando menos sostenido y mantenido a lo largo de cuatro guerras, y largas y constantes luchas políticas  durante casi dos siglos.

No puede uno asomarse a la historia del carlismo, en general, a cualquier fenómeno histórico, con la perspectiva de las ideas de hoy, sino tratando de comprender la situación de los tiempos que se tratan de estudiar.

El carlismo, explota, por decirlo de alguna manera, en el año 1833, pero las cenizas de las que brotaron las llamas eran anteriores y coinciden con todo lo que supuso la Revolución Francesa y las convulsiones que trajo consigo. No fue, como algunos piensan la ejecución del Rey y la Reina de Francia, lo que produjo una gran conmoción pues más de un siglo antes, en Inglaterra, Cromwell había decapitado al Rey Carlos, y no se produjo por ese hecho, ninguna gran convulsión. Concretamente, hace poco se ha conmemorado, con una especial exposición pictórica en que se han expuesto obras que pertenecieron a ese rey decapitado y que Cromwell vendió en subasta, de la que se aprovecharon otros monarcas entre ellos Felipe IV de Castilla, y algunas de las cuales se conservan en el Museo del Prado. Algo parecido no  puede imaginarse en los tiempos de la revolución francesa.

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedInShare on RedditPin on PinterestPrint this pageEmail this to someone

El Partido Carlista. Oposición al Estado franquista y evolución ideológica (1968-1975)

Joaquín Cubero Sánchez

El 20 de diciembre de 1968 Franco expulsó del país a don Carlos de Borbón Parma, días más tarde haría lo mismo con su padre D. Javier y dos de sus hermanas. Los titulares de la dinastía carlista fueron acusados de extranjeros que se habían entrometido en la política española. En 1 936 cuando don Javier de Borbón Parma ordenó a los requetés que se unieran al movimiento militar contra la República nadie lo consideró extranjero. La razón que dio el gobierno al ser interpelado en las Cortes por los cuatro procuradores carlistas fue que don Javier y don Carlos presidieron un acto político en el monasterio de Valvanera en el que «incurrieron en manifestaciones contrarias al orden público que rozaban facultades potestativas del Poder estatal».

El Carlismo respondió con responsabilidad a este acto dictatorial y denunció la provocación que suponía como una abierta incitación a una escalada de violencia, advirtiendo al gobierno que no confundiera la sensatez y la responsabilidad con la debilidad. Cerrada la vía legal que iniciara unos años antes el carlismo volvió a la ilegalidad. Pero en la oposición siempre estuvo, a pesar de los intentos fallidos de colaboracionismo por algunos de sus miembros que sucesivamente abandonarían el carlismo o serían expulsados del mismo.

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedInShare on RedditPin on PinterestPrint this pageEmail this to someone