El ‘Laurac bat’ y Serafín Olave

Artículo de Javier Cubero publicado en www.noticiasdenavarra.com 03/05/2019

El 30 de noviembre Gara publicaba un artículo de Jose Mari Esparza titulado Zumalakarregi, republicano federal, en el que daba noticia de un documento de 1834 localizado por Mikel Sorauren. En el artículo no se mencionaba el lema Laurac Bat en ningún momento.

El 3 de diciembre Diario de Noticias publicó un artículo de Alberto Ibarrola titulado El carlismo o socialismo autogestionario, en el que se señalaba que “en Navarra y País Vasco las huestes carlistas se echaban al monte en defensa de los fueros al grito exultante de laurak bat”. En ninguna línea de este artículo se menciona al general Tomás de Zumalacárregui.

El 2 de enero Gara publicaría un artículo de Víctor Moreno titulado Zumalacárregui, zumalacamierda, en el que planteaba que: «Y, cuando uno lee que Zumalacárregui y el carlismo con él se echó al monte al grito de Laurac Bat, no es que me parta de risa, sino que solo me pregunto ¿a qué monte? ¿No sería las Bardenas? Porque no consta que en los montes de los pueblos de Villafranca, Peralta, Lodosa, Tudela, Milagro, Sartaguda, Olite dejaran huella de tal grito. Desde luego, en Villafranca nadie lo oyó. Ningún documento de la época registra que la facción carlista invadió el pueblo proclamando la República Federal de Navarra y, menos aún, el Laurac Bat (…) La única independencia navarra, resuelta en República, la defendieron los liberales navarros. Y quienes plantearon unas bases constitucionales de Navarra, esto ya en 1883, fue el Partido Republicano Democrático Federal de Serafín Olave”.

El 24 de abril, en la edición digital de Diario de Noticias, publiqué un extenso artículo titulado Territorialidad (vasconavarra) y estatalidad (foral) más allá del Museo del Carlismo. Entre los diferentes documentos históricos que citaba destaqué dos: la Proclama de la Junta Provisional Vasco-Navarra (1846), en la cual se llamaba a losvascos-navarros a una nueva insurrecciónal grito de laurac bat, y el folleto Jaungoicoa eta Foruac. La causa vascongada ante la revolución española(1869), en el cual es elocuente la recurrencia de las palabras independencia ylibertad, utilizadas respectivamente 23 y 96 veces.

El 28 de abril Moreno, en una réplica publicada en Diario de Noticias tituladaLaurac bat, afirma que él se limitaba «a señalar que Zumalacárregui no enarboló públicamente la defensa de una república federal en el país vasco navarro» y que «Zumalacárregui jamás utilizó el grito Laurac Bat como signo reivindicativo de esa república federal cuando dirigía las tropas carlistas”.

Sin embargo, cualquier ciudadano/a que relea los artículos que originaron esta polémica puede darse cuenta que Moreno acaba de sacarse esta matización de la chistera. Esparza en ningún momento mencionó el Laurac Bat, y Moreno en su primer artículo destacaba a Zumalacárregui, pero en relación al uso político de este lema abarcaba al conjunto del carlismo, en respuesta indirecta a Ibarrola.

Respecto a Serafín Olave, tengo que informarle a Moreno que el integrismo es indiferente a las formas republicanas o monárquicas de Estado, definiéndose en función de la relación que se establece entre la religión y la política. “Ser creyente no es incompatible con ser republicano”, afirma Moreno, pero Olave no era simplemente creyente (en materia religiosa) y republicano (en materia política), sino un republicano confesional. ¿O es que el impreso A los republicanos democrático-federales de Navarra(1883) de Olave le parece a Moreno un manifiesto laicista? Como veo un poco despistado a Moreno, le recuerdo que en dicho escrito Olave expresa su deseo de que las inteligencias de los republicanos del otro lado del Ebro, “deslumbradas por el falso brillo del racionalismo que a mí también pudo ofuscarme algún día, se abran a la suave y pura luz de la religión católica», lamentando que el Partido Republicano Democrático Federal (PRDF) se convirtiera “en vil y miserable instrumento inconsciente de las sociedades bíblicas extranjeras, del protestantismo, del racionalismo y del estúpido ateísmo”. Respecto a la Constitución republicana de Navarra, Moreno afirma que solamente recuerdo “que invoca el nombre Dios Nuestro Señor”. Sin duda Moreno se ha despistado, pues también recuerdo, como pueden comprobar nuestros lectores, que cuando los republicanos navarros enviaron el texto constitucional a la III Asamblea Nacional del PRDF, reunida en 1888 en Madrid, la Asamblea optó por “desaprobar en absoluto la Constitución navarra, por no consagrarse en ella la inviolabilidad del derecho humano en todas sus manifestaciones ni admitirse la división de poderes”, considerado su preámbulo como “contradictorio e incompatible con los principios democráticos”, e inadmisible algún artículo “por contrario a la libertad de cultos”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*