Exposición sobre el Cura Santa Cruz en Hernialde

Artículo de Alberto Porto publicado el 09/10/2020.

Manuel Ignacio Santa Cruz y Loidi, párroco de Hernialde, carismático y controvertido líder guerrillero, protagonizó fugas rocambolescas tanto en Hernialde como en Aramaiona, localidades donde cuenta con sendas plazas con su nombre.

No se sometió a la autoridad de Lizarraga (nombrado Comandante general de Gipuzkoa por Carlos VII) por considerarlo traidor, al haberse adherido éste al Convenio de Bergara y haber continuado su carrera militar en el ejército gubernamental, llegando incluso a ser condecorado por su persecución de las partidas carlistas en Catalunya durante la Guerra de los Matiners.

Protagonizó acciones de gran repercusión, no exentas de polémica, como el incendio de la estación del ferrocarril de Beasain o el ataque al cuartel de los carabineros de Endarlatsa.

Atacó la casa consistorial de Oiartzun con su cañón “mediomundo” (un cañoncito de montaña así apodado porque con él iba a conquistar medio mundo) donde se habían fortificado los liberales mientras daba misa en la ermita de Ozentzio en las afueras del pueblo.

Fusiló alcaldes y espías y llegó a acaudillar cerca de 500 guerrilleros distribuidos en varias partidas.

Inmortalizado por el fotógrafo polaco Kornarzewski junto con su “guardia negra”, lo cierto es que el lema de su estandarte “Guerra sin cuartel” junto con una calavera y unas tibias cruzadas producía un efecto en sus enemigos cuanto menos inquietante.

Perseguido por unos y otros, terminó pasando la frontera, en ésta ocasión para no volver, acabando sus días como misionero en Colombia.

Con motivo del 150 aniversario de su fuga el Ayuntamiento de Hernialde ha organizado una exposición que hemos visitado. El concejal de Cultura, Manolo Arroyo ha hecho un trabajo fantástico y nos ha tratado con mucha amabilidad contestando a las preguntas formuladas y dando todo tipo de explicaciones sobre las piezas expuestas. Una iniciativa de 10.