Artículos de opinión

Venezuela, renuncia de derechos, ponderación y acuerdo para preservar el bien común

Artículo de Patxi Ventura publicado en www.noticiasdenavarra.com 13/07/2017

Y es que no se puede seguir permitiendo la sangría, las muertes y la extrema necesidad que ya afecta a todos y más que a nadie a los más pobres. Por eso resulta inaplazable un cese de hostilidades y un diálogo arbitrado para que, al margen de los derechos de cada uno, todos acepten en primer termino preservar el bien común, el interés general, la seguridad, el trabajo, el abastecimiento, la alimentación y la sanidad de los 32 millones de habitantes que antes que nada tienen que ver asegurados sus DDHHCCPP con un reparto equitativo de la riqueza nacional (que a pesar de la realidad actual, igual que en otras épocas, es muchísima si se administrara y se dejara que se administre con criterios de austeridad, solidaridad, trabajo y responsabilidad) que pueda garantizar el trabajo digno y responsable en libertad. Y en eso es, lo que en este momento, tienen que ponerse de acuerdo todos los partidos al margen de sus estrategias e intereses particulares, pues el problema ya no es el de unos ni el de otros, sino que ya es el de todos y así no pueden seguir unos contra otros en una guerra fraticida de exterminio que no admite otra solución que la desaparición del contrario.

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedInShare on RedditPin on PinterestPrint this pageEmail this to someone

Altsasu: tentativa de homicidio de 2 a 5 años

Artículo de Patxi Ventura publicado en www.noticiasdenavarra.com 07/07/2017

Esa es la pena establecida por el codigo penal para la tentativa de homicidio. ¿Como es posible que por una muy condenable riña o paliza aunque esta fuere multitudinaria, se puedan pedir 62 años ? Cuando se pierde la mesura de forma tan escandalosa, aunque fuere con la plausible intencion argumentada de condenar un terrorismo ya gozosamente desaparecido, se pierde la razon y se pudiera estar buscando, conscientemente o no, una provocacion de posibles terribles repercusiones que pudiera reiniciar una guerra desastrosa cuyo termino aun no ha sido legalizado por el Estado. Si por una riña le piden 62 años, quizas un terrorista pueda pensar que le sale mas rentable poner una bomba y no es eso lo que debemos buscar si no todo lo contrario.

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedInShare on RedditPin on PinterestPrint this pageEmail this to someone

De Guindos y el viento de cola

Artículo de Patxi Ventura publicado en www.noticiasdenavarra.com 15/06/2017

Dice con todo descaro que los vientos de cola son para todos. ¡Y claro que lo son!, pero no todos tienen una tan alta dependencia energética como España, mientras el petróleo vale la mitad; ni una mega deuda pública que financiar mientras el dinero europeo fluye a chorros con intereses baratos y desconocidos; ni todos han dejado de tener un conflicto armado de consecuencias económicas terroríficas como España; ni todos tienen la localización climática y la línea de precios y servicios turísticos que tiene España cuando todos sus competidores mediterráneos son atacados por el terrorismo yihadista.

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedInShare on RedditPin on PinterestPrint this pageEmail this to someone

15 de junio de 1977: 40 años ya

Artículo de Lázaro Ibáñez publicado en www.plazanueva.com 15/06/2017

El 15 de junio se cumple el 40 aniversario de las publicitadas como “primeras elecciones democráticas” después de los 40 años de dictadura franquista.

Lejos de producir una alegría desbordante, la perspectiva de los años nos llena de reproches hacia los muñidores y beneficiarios directos de aquellos apaños: la derecha franquista UCD y AP, PSOE, PC, PNV, CiU, hasta el punto de decir que no fueron unas elecciones democráticas ya que en ellas no pudieron participar todos los grupos políticos que sí habían luchado contra la dictadura franquista porque no fueron legalizados a tiempo, porque las organizaciones legalizadas incumplieron los acuerdos tomados según los cuales “o se legalizaba a todos,  o no se pasaba por la ventanilla”.

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedInShare on RedditPin on PinterestPrint this pageEmail this to someone

Envolverse en la bandera

Atículo firmado por José Lázaro Ibáñez, Andrés Vidaurre, Paco Zamora, Maribel Alzórriz, J.M. Aragón, Dolores Goldáraz y Ana Montoya y publicado en www.noticiasdenavarra.com y en www.naiz.eus 1/06/2017

Ante la convocatoria a manifestarse en defensa de la bandera de Navarra el próximo 3 de junio, hecha por algunas organizaciones y personas privadas, el comité político del Partido Carlista-EKA de Navarra manifiesta a la opinión pública que se defiende lo que se siente atacado y que se reivindica algo que se echa en falta.

La bandera de Navarra ni es atacada ni se echa en falta porque la vemos ondear tranquilamente, todos los días, en todos los edificios públicos de Navarra. Nos alegramos de que partidos políticos que en 1981 votaron en el Parlamento de Navarra en contra de la actual bandera de Navarra, hoy manifiesten públicamente su apoyo a la misma.

Se ha citado entre los convocantes a dicha manifestación a unos carlistas franquistas, algo que no existe; es como querer aderezar una ensalada con una salsa alioli a base de agua y aceite; es imposible, porque lo que no puede ser no puede ser, y además es imposible, como ya dijo aquél. Lo correcto es nombrar por su nombre a los convocantes y adhirientes sin pretender que de la mezcla de churras con merinas salgan latxas; imposible.

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedInShare on RedditPin on PinterestPrint this pageEmail this to someone

Con ETA esto pasaba, pero no trascendía

Artículo de Patxi Ventura publicado en www.noticiasdenavarra.com 07/05/2017

Y la defensa de la fortaleza del Estado frente al terrorismo se imponía a cualquier denuncia contra la corrupción generalizada que pudiera debilitarlo, por muy flagrante que fuera; parece que algunos no lo han olvidado y ése podría ser el motivo por el que aún no se ha dado el mínimo paso para consolidar definitivamente el cese de la violencia decretado unilateral e incondicionalmente por parte de la organización terrorista ETA. (Se asegura que por debilidad, pero si no obtuvo ninguna retribución demostraría una voluntad real y desinteresada al hacerlo sin que nadie se lo exigiera).

Todos sabemos que siguen quedando demasiados (por distintos motivos), que en una parte y otra siguen interesados en que la paz no se consolide y adoptan posturas retadoras y soberbias para zaherir a sus oponentes y que se mantenga la tensión y el odio que impidan la solución y conciliación democrática, y no están dispuestos a que ante el consistente cambio de situación se cambie también la aplicación de la legislación y los tribunales excepcionales creados para aquellas situaciones terroristas, como indica el sentido común y como se ha venido haciendo en todas las situaciones similares que se han venido dando a nivel internacional.

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedInShare on RedditPin on PinterestPrint this pageEmail this to someone

Fueron traicionados

Patxi Ventura

En una cosa, al menos, los carlistas tenían razón
Muy pronto van a ver la luz documentos hasta ahora desconocidos que demuestran cuánto y cómo pagó el gobierno de Cánovas del Castillo a sus jefes militares para acabar con la tercera guerra.

2 de abril de 2006. La primera guerra carlista (1833-1839) concluyó con el abrazo de Vergara entre el general cristino Baldomero Espartero y el general carlista Rafael Maroto. Los carlistas interpretaron este final como una traición de este último, tras una guerra que en algunos momentos, como cuando el general Tomás Zumalacárregui sitió Bilbao, o cuando el general Miguel Gómez cruzó España con su célebre expedición, pudieron llegar a ganar.

Esas traiciones se repitieron después durante la tercera guerra carlista (1872-1876), con el “raro” cambio de actitud del general Ramón Cabrera reconociendo como rey a Alfonso XII, o la “extraña” rendición del general Antonio Dorregaray, al mando de las tropas del centro.

Pues bien, según un artículo de Josep María Sòria en La Vanguardia, muy pronto van a aparecer documentos hasta ahora desconocidos que explicarán cómo y porqué sucedieron algunas de esas imprevistas entregas al enemigo. Según este revelador trabajo, “el Estado español de la primera Restauración pactó en 1875 con los últimos jefes carlistas el fin de la guerra a cambio de la garantía de preservar sus grados militares, de ofrecerles compensaciones monetarias” y de no someter su historial “a revisión alguna, ni a causa ni expediente de ninguna clase”.

“En aquella negociación secreta, que sale ahora a la luz pública, participaron tres catalanes, ilustres miembros del partido conservador y alfonsinos…. Este triángulo, por encargo de Cánovas del Castillo, estableció contacto con el jefe carlista Dorregaray para negociar la paz”… una paz que costó, al cambio de hoy, 59.000 euros. Los carlistas que partieron hacia el exilio tenían, pues, razón: no fueron sólo causas militares, sino también la venalidad personal de algunos de sus jefes, las que dieron la puntilla a su lucha por el rey Carlos VII.

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedInShare on RedditPin on PinterestPrint this pageEmail this to someone