Artículos de Opinión

Himnos e imaginarios nacionales en la Vasconia del siglo XXI

Artículo de Alberto Porto, secretario general del Partido Carlista-EKA de Gipuzkoa, publicado en Naiz el 23/09/2020 y en Diario de Noticias (Gipuzkoa) el 26/09/2020.

Con motivo del bicentenario del nacimiento de José María Iparraguirre, el pasado 12 de agosto fue presentado en Iruña un manifiesto en el cual se reivindica el Gernikako Arbola como el himno más adecuado para representar al conjunto del pueblo vasco.

Este manifiesto, al que me adhiero sin la más mínima duda, ha suscitado reacciones muy diversas. Posiblemente la más llamativa y significativa sea la postura adoptada por Iñaki Anasagasti. Ese mismo 12 de agosto, en su blog de Deia, el veterano político del PNV publicaba un texto titulado “Aquí el único himno aprobado por Ley es el Gora ta Gora“, cuya lectura me llevó a plantearme si lo que Anasagasti nos está diciendo es que todo lo que está aprobado por ley es inmejorable e incuestionable, y sobre todo, inmodificable. Como si las leyes no pudiesen ser cambiadas.

Una provocación estéril

Artículo de Jesús María Aragón Samanes y de José Lázaro Ibañez Compains publicado en el digital Plaza Nueva el 14/09/2020 y en Diario de Noticias (Navarra) el 15/09/2020.

Un nuevo ataque a una cruz del Via crucis de Montejurra; esta vez le ha tocado a la treceava; un nuevo ataque sin sentido y estéril; la cruz no estorbaba el camino, ni su destrucción lo hace más llevadero.

Los carlistas sabemos que todos, y cada uno, no le damos la misma importancia a las mismas cosas; es evidente que el ataque no ha sido a unas piedras, sino a lo que significan. El, o los atacantes, tienen muy corta y flaca memoria; la mayoría de las peores páginas de nuestra Historia empiezan con el ataque a cosas, objetos, con un significado determinado e importante para un colectivo de gente; sabido es que a una acción suele seguir una reacción, que puede descontrolarse y causar más daño del recibido. No va a ser así esta vez, pues los carlistas sabemos, porque lo hemos aprendido de nuestra historia personal y grupal, que sólo se supera una etapa del desarrollo, tanto de la vida personal como social, dando una respuesta no unívoca, ni “equivalente” a la acción sufrida. Conocemos la Historia, también nuestra pequeña intrahistoria, y sabemos que no estamos condenados a repetirla.

Agustina Izu Belzunce, la última margarita

Obituario de Miguel Izu publicado en Diario de Noticias (Navarra) el 03/07/2020.

Con 108 años nos ha dejado mi madrina, la tía Agustina, que para todos los hermanos fue una segunda madre. A su edad, llevaba ya mucho tiempo hablando de su muerte y disponiendo las cosas que tendríamos que hacer los que la sobreviviéramos, le encantaba organizarlo todo. Hace unos días me dijo: “Si escribes algo cuando muera, di que soy la última margarita”. No sé si realmente era la última, porque las mujeres de su generación salieron muy resistentes y hay muchas centenarias, pero en todo caso si será una de las últimas.

Iguzkiza (Lizarraldea) y su erudito Ramón Abrego

Artículo de Bittor Arbizu publicado en Diario de Noticias (Navarra) el 20/04/2020.

El encanto y personalidad de nuestros pueblos viene dado por la naturaleza, antiguas construcciones y la amabilidad de sus gentes, entre otros elementos. Además en ocasiones te encuentras que hay personas especiales, capaces de resaltar y valorar los restos arqueológicos que nos han dejado otras culturas, el patrimonio arquitectónico y tradiciones, con lo cual enriquecen el atractivo de las localidades.

Iguzkiza es una bonita localidad de Tierra Estella estratégicamente situada en una ladera cercana al valle regado por el Ega y entre las afiladas peñas de Montejurra y el viejo castillo de Deio/Monjardin.

María Teresa de Borbón-Parma, una mujer luchadora

Artículo de Javier Cubero publicado en www.naiz.eus 16/04/2020

El pasado 26 de marzo la pandemia del Covid-19 se llevó a doña María Teresa de Borbón-Parma, una persona de gran significación histórica no solamente por su aportación militante e intelectual al carlismo sino también por el destacado papel que jugó en la oposición antifranquista.

Nacida en París, en 1933, siendo una niña todavía vivió junto con su familia el drama de la II Guerra Mundial, la ocupación de Francia por los nazis, y la detención de su padre, don Javier, por la Gestapo. Un episodio terrible pues su padre, activamente comprometido con la resistencia antifascista, sería internado en el infierno de los campos de exterminio, primero, en Natzweiler, y más tarde, en Dachau.

La mano invisible

Artículo de Pedro Zabala

En 1776 Adam Smith formuló su teoría de “la mano invisible”. Si cada ser humano sigue su propio interés, la sociedad progresará, pues la mano invisible del mercado convertirá la suma de egoísmos individuales en bien común.

Cuando Thatcher y luego Reagan negaron la existencia de las comunidades y postularon que solo existen los individuos, no hacían más que resucitar el lema smithiano. La caída del imperio soviético con su estatización de la economía, dio paso libre al triunfo total del capitalismo, convertido en neoliberalismo planetario. La socialdemocracia, cogida a contrapié, no hace más que poner modestos parches al sistema único para remediar levemente sus injusticias y evitar el agravamiento del malestar popular.

Algunas consideraciones respecto al juicio entre los señores Cerdán e Iriarte

Artículo de Fermín Martínez publicado en Diario de Navarra el 21/01/2020 y en Naiz  el 22/01/2020.

Ante el juicio celebrado recientemente en Iruña con motivo de la demanda presentada por Iñaki Iriarte, parlamentario de Navarra Suma, contra Santos Cerdán, dirigente del PSOE, como militante del Partido Carlista de Euskal Herria (EKA) quisiera expresar algunas reflexiones:

1) Las declaraciones de Cerdán el 20 de octubre de 2019, afirmando que en el acto celebrado el 25 de agosto en Leitza, Iriarte estuvo rodeado de «carlistas» son totalmente desafortunadas en ese punto. Sin embargo, en todo lo demás son correctas pues los miembros del grupúsculo afín a Sixto Enrique de Borbón-Parma, que usurpa actualmente la denominación histórica de Comunión Tradicionalista, son perfectamente calificables como «fascistas». De hecho, a día de hoy siguen reivindicando orgullosamente su intervención en los hechos de Montejurra 76, que en 2003 fueron sentenciados por la Audiencia Nacional como una agresión terrorista.