Bienvenido a la web del Partido Carlista de Euskal Herria-E.K.A.

Bienvenido a la web del Partido Carlista de Euskal Herria-E.K.A.

El carlismo o socialismo autogestionario

Artículo de Alberto Ibarrola Oyón publicado en www.noticiasdenavarra.com 03/12/2018

Con una frecuencia inusitada y de forma recurrente se arremete contra el carlismo desde algunos sectores de izquierda, obviando la interesante evolución ideológica que protagonizó esta corriente durante el franquismo y que le llevó al socialismo autogestionario, que recoge sus tradicionales posturas contrarias a la política económica liberal y al centralismo, y que, a diferencia del Tradicionalismo, le confiere un carácter democrático. Al parecer, algunos dirigentes de izquierda ignoran que el carlismo, lo mismo que el socialismo, más allá de cuestiones dinásticas, surge en oposición a la explotación del hombre por el hombre que impusieron en el siglo XIX el liberalismo económico y la primera revolución industrial, y en defensa de los derechos forales, lo autóctono y las tradiciones populares. Esta postura favorable al mantenimiento de las culturas autóctonas propició que su mayor arraigo lo obtuviesen donde existía una mayor autoconciencia, es decir, Euskal Herria, Catalunya y Galicia, pues, en efecto, el carlismo constituye un precedente del nacionalismo democrático.

En Navarra y País Vasco, las huestes carlistas se echaban al monte en defensa de los fueros al grito exultante de laurak bat. Esos ataques e incomprensión resultan todavía más injustos cuando provienen de antiguos socios de coalición, puesto que el Partido Carlista participó en la fundación de Izquierda Unida.

Zumalakarregi, republicano federal

Artículo de J.M. Esparza publicado en www.nabarralde.com

Según toda la bibliografía oficial española, de derechas y de izquierdas, Tomás Zumalakarregi fue un gran militar español, absolutista y retrógrado, que se enfrentó al liberalismo progresista y emergente que intentaba llevar a España a la modernidad. Solo algunos vascos osaron en su día a proponerlo como un prócer independentista: Jesús de Galíndez dijo de él que “no fue un caudillo absolutista, fue un héroe de la independencia vasca. Le faltó una idea clara, pero en el fondo de su mente y de su corazón ardía la llama de patriotismo; luchó por su fueros, por sus libertades, por su raza”. Sin embargo, estas opiniones fueron siempre despreciadas por la historiografía española, incluso desde las universidades vascas. Zumalakarregi era un siervo más del rey absoluto, un carca. Algunos van más lejos y lo sitúan en el comienzo de un despropósito histórico que acabaría en las matanzas del 36.

Empero, éramos muchos los que sospechábamos que, como en tantos pasajes de nuestra historia, algo se nos ocultaba. Y nos sorprendía la ligereza con la que muchos se quitaban de encima a los testigos incómodos. Así, el zuberotarra Chaho, que tenía claro el objetivo independentista de la guerra carlista, era despreciado por la cátedra españolista. Un loco. Del norteamericano Mackenzie dice Jaime Del Burgo, que “la ligereza de criterio y su poca preparación le hacen creer” que la idea de la República se había infiltrado entre los vascosnavarros. “Tanto nos importa Carlos como Cristina y nos da lo mismo el rey que la reina. No echamos de menos ni un Dios que nos juzgue ni un rey que nos mande. Si no podemos ser españoles a nuestro albedrío, nos arreglaremos a nuestro modo”, recogió el “poco preparado” Mackenzie entre nuestro paisanaje.

Una exposición repasa el papel del carlismo frente a la dictadura franquista

www.noticiasdenavarra.com 09/11/2018

“El carlismo se sintió traicionado por Franco y terminó la dictadura en la oposición al régimen”

El periodista e historiador Manuel Martorell posa con su libro sobre carlismo y federalismo.

Pamplona La decisión de Franco de expulsar definitivamente a la familia Borbón Parma fue la gota que colmó el vaso de los carlistas. Era diciembre de 1968 y los viejos requetés, los mismos que se pusieron de lado del general golpista en el 36, volvieron a lanzarse a las calles. Pero esta vez estaban en el bando contrario. Coincidiendo con el día de la juventud carlista, una columna de 2.000 boinas rojas, entre excombatientes, familiares y simpatizantes, partió en manifestación desde la iglesia de San Cernin de Pamplona hasta el Gobierno civil. Allí esperaba la Policía Armada, que por primera vez llevó casco antidisturbios quizá previendo la virulencia de quienes se consideraban traicionados por el dictador. No andaban muy desencaminados: para la posteridad quedó una batalla campal nunca antes vista que terminó con 20 policías heridos.

El Tercio de Sanjurjo

Artículo de Josep Miralles Climet, publicado en www.noticiasdenavarra.com 26/10/2018

Leo en DIARIO DE NOTICIAS (24-X-18) un reportaje con el título de Torrero: la cruel saca en el Tercio, donde se narra el detestable asesinato de 225 republicanos navarros, y otros no navarros, en Zaragoza.

Me parece una información confusa. A lo largo del reportaje se habla indistintamente de Tercio de Sanjurjo (expresión muy repetida), Bandera, Segunda Bandera de la Legión General Sanjurjo (Palafox), Bandera Sanjurjo

Dice también que el Tercio Sanjurjo era “una unidad militar creada por los golpistas falangistas y carlistas para defender el Movimiento en los frentes aragoneses”. No es cierto;el Tercio de Sanjurjo fue una unidad de la Legión española.

Como muchos navarros -y no navarros- conocerán, las unidades de voluntarios carlistas requetés se llamaban también Tercios y tenían distintos nombres, pero ninguno con el nombre de Tercio de Sanjurjo como puede comprobarse en la investigación de Julio Aróstegui, Los combatientes carlistas en la guerra civil española 1936-1939 (2 vols).

Carlismo frente a franquismo. MONTEJURRA la Montaña Sagrada

50 AÑOS

1968-2018

CARLISMO FRENTE A FRANQUISMO

Organizado por la Fundación de Amigos de la Historia del Carlismo

Partido Carlista: 185 años de lucha por las libertades

Carlismo, Partido Carlista

“La victoria carlista hizo quebrar a 32 bancos de Londres”

www.noticiasdenavarra.com

La ciudad del Ega acogió el 15 y 16 de septiembre por tercera vez una recreación histórica de la famosa Batalla de las Améscoas, que tuvo lugar en abril del año 1835, en el contexto de la Primera Guerra Carlista. Alrededor de cien personas ejercieron d figurantes, bien de tropas carlistas o bien de liberales en un espectáculo que se desarrolló sábado y domingo en distintos puntos de la ciudad: Los Llanos, barrio monumental, plaza de los Fueros, etc.

Jose Mª Tuduri, sentado, da instrucciones en el campamento a otros participantes en la recreación.

Jose Mª Tuduri, sentado, da instrucciones en el campamento a otros participantes en la recreación.

Cuenta la historia que todo empezó cuando el general en jefe del ejército liberal, Jerónimo Valdés, se presentó en Kontrasta (Álava) con 20.000 hombres con la intención de desalojar a los carlistas de las Améscoas, la guarida de Zumalakarregi.

No obstante, estos lograron reunir a 5.000 hombres y, favorecidos por el terreno agreste, lograron bloquear al enemigo primero, hostigarle después y, finalmente, conseguir que se retirase hacia Estella totalmente derrotado, con cientos de muertos, heridos, prisioneros y también desertores.

El director del espectáculo de recreación, el guipuzcoano José Mari Tuduri, destacó que este enfrentamiento entre tropas fue muy importante. “La batalla de las Améscoas tuvo una importancia vital, ya que es el momento en el que se le da la vuelta a la tortilla y el Carlismo empieza a ganar la guerra, aunque después volvería a perderla”.

Calle Pozoblanco, 15-BIS, 1º

31001 Iruñea-Pamplona

Tlf: 948 21 01 49

eka@partidocarlista.com